Cirujano de Cabeza y Cuello en Bogotá
Atento a todas las necesidades del paciente, esforzándose cada día más para proporcionar la mejor atención médica posible.

Últimas noticias

Dr. Andrey Moreno Torres - Cirujano de Cabeza y Cuello

¿Los tratamientos para los cánceres de cabeza y cuello causan depresión?

Home  /  Salud y bienestar   /  ¿Los tratamientos para los cánceres de cabeza y cuello causan depresión?
Los tratamientos para los cánceres de cabeza y cuello causan depresión

¿Los tratamientos para los cánceres de cabeza y cuello causan depresión?

Sobrellevar un tratamiento contra el cáncer es una experiencia compleja, un tanto estresante y llena de incertidumbre, que pone a prueba la capacidad de superación de cualquier persona.

La mayoría de veces los tratamientos para combatir el cáncer causan diversos efectos colaterales, tanto físicos como emocionales, que impactan la vida diaria del paciente. Si bien a nivel médico se busca siempre la mejor manera de mitigar estos efectos, en ocasiones la salud mental queda un poco olvidada o en segundo plano.

¿Puede el cáncer de cabeza y cuello causar depresión?

Algunos estudios han encontrado que la depresión es el trastorno psiquiátrico más común en los pacientes con cáncer, con una prevalencia entre el 22 y el 29%  que puede variar según la ubicación del tumor, el estadio clínico, el dolor, la condición físico-funcional y finalmente el apoyo familiar o  social.

La depresión mayor o clínica dificulta que una persona funcione y siga los planes de tratamiento. Así mismo, las personas que han tenido depresión anteriormente tienen más probabilidades de empeorar la  depresión después del diagnóstico de cáncer.

Particularmente, los pacientes con cáncer de cabeza y cuello, tienen un mayor riesgo de sufrir alteraciones emocionales debido a las complicaciones propias de la enfermedad y algunos de sus tratamientos.

Estas complicaciones pueden deteriorar habilidades como el habla, la deglución, la respiración, el gusto y el olfato, y en algunos casos, ocasionar cambios en el aspecto estético. Debido a esto, resulta muy importante para los cirujanos de cáncer de cabeza y cuello, realizar un seguimiento continuo de la evolución física y mental de los pacientes.

¿Qué es depresión y qué no?

Es normal que durante el curso de la enfermedad (diagnóstico, tratamiento y curación) los pacientes con cáncer sufran altibajos emocionales. Está bien sentir frustración, tristeza, angustia, miedo, entre otros, cuando se enfrenta un diagnóstico de este tipo y expresarlo puede ayudar a lidiar con estas emociones.

Cada persona refleja sus pensamientos y sentimientos de diferente manera, por eso no hay una forma correcta o incorrecta de sobrellevar un tratamiento de cáncer. En cualquier caso, el apoyo familiar es un recurso invaluable que puede contribuir a mantener una mayor estabilidad emocional.

Sin embargo, cuando este tipo de emociones duran más de dos semanas y comienzan a afectar la calidad de vida del paciente, poniendo en riesgo la continuidad del tratamiento e incluso su vida, es necesario buscar ayuda de un profesional.

¿Por qué les da depresión a los pacientes con cáncer de cabeza y cuello?

Los pacientes pueden estar en riesgo de desarrollar depresión debido a factores de riesgo tales como:  el diagnóstico de cáncer, efectos secundarios del tratamiento, desfiguración y pérdida de autoestima.

Otros factores de riesgo incluyen condiciones como la pérdida de función (habla, deglución, olfato, gusto, etc.) , mala nutrición y pérdida de peso, alteración de los patrones de la vida diaria, pérdida de la intimidad, alteración del sueño debido a los efectos secundarios del tratamiento del cáncer (sequedad de boca, dolor, etc.) e hipotiroidismo (niveles bajos de hormona tiroidea).

Es importante identificar está situación en etapas tempranas, debido a que  los pacientes con cáncer de cabeza y cuello con  depresión pueden experimentar tres veces mayor riesgo de suicidio.

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Los síntomas de la depresión pueden incluir: sentimientos persistentes de tristeza, vacío, irritabilidad o ansiedad. También sentimientos de desesperanza o pesimismo; sentimientos de culpa, inutilidad, impotencia o vergüenza.

Generalmente, se hace evidente la pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban. Disminución de energía, fatiga, «ralentización» ( un efecto secundario de la radiación); dificultad de concentración, memoria, toma de decisiones ( un efecto secundario de la quimioterapia).

En algunos casos se pueden presentar cambios en los patrones de sueño como: pérdida de sueño, despertar temprano en la mañana, dormir demasiado; cambios de apetito y/o peso (aumento o pérdida).

En los casos más avanzados o complejos, los pacientes pueden tener pensamientos de muerte y ocasionarse autolesiones, inquietud, síntomas físicos persistentes e  intentos de suicidio

¿Cómo se diagnostica?

En general, tu cirujano de cáncer de cabeza y cuello, oncólogo u otro miembro de tu equipo de atención médica te hará seguimiento realizando preguntas sobre tu estado de ánimo y comportamiento.

Dependiendo de la metodología clínica de tu médico, es posible que te soliciten responder una lista de preguntas que se utilizan para detectar la depresión. En algunos casos, se te remitirá a un especialista en atención de salud conductual para una evaluación adicional.

¿Cuál es el tratamiento?

Es importante que los pacientes con cáncer de cabeza y cuello, sus seres queridos y los proveedores de atención médica permanezcan conscientes y atentos a la posibilidad de desarrollar depresión.

Si notas alguno de los síntomas que mencionamos antes en tí o en una persona cercana, busca ayuda. Puedes empezar hablando con familiares o amigos de lo que has estado sintiendo y comentarlo con tu cirujano de cáncer.

El manejo de la depresión en las personas con cáncer puede incluir asesoramiento, medicamentos o una combinación de ambos y, a veces, otros manejos especializados. Estos tratamientos mejoran la depresión, reducen el sufrimiento y ayudan a la persona con cáncer a tener una mejor calidad de vida.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Estos son algunos signos cruciales que pueden alertar de un estado depresivo mayor:

  • Pensamientos suicidas o no poder dejar de pensar en la muerte.
  • Comportamientos que pueden poner en riesgo la seguridad e integridad personal.
  • Falta de apetito y/o sueño, y falta de interés en sus actividades habituales durante varios dí
  • Dificultad para respirar, sudores constantes o sensación de inquietud permanente.

Si has experimentado algunos de los síntomas enumerados anteriormente la mayoría de los días durante al menos dos semanas, es posible que estés experimentando depresión. Debes llamar a tu proveedor de atención médica y pedirle ayuda.

Si no estás seguro, pero te preocupan los posibles síntomas relacionados con la depresión, pide ayuda. Muchas veces, aunque los pacientes no tengan depresión, pueden presentar angustia relacionada con el diagnóstico de cáncer de cabeza y cuello; aplicar estrategias para prevenir la depresión en estas etapas puede ser de gran ayuda.

¿Qué hacer si tienes cáncer y depresión?

  • Habla sobre los sentimientos y miedos que tú o tus familiares tengan. Está bien sentirse triste, enojado y frustrado, pero no te desquites con las personas cercanas.
  • Es importante escucharse con atención, decidir juntos qué pueden hacer para apoyarse mutuamente y animarse, pero no obligarse, a hablar.
  • Busca ayuda a través de grupos de apoyo y asesoramiento.
  • Utiliza la atención plena, la oración, la meditación u otros tipos de apoyo espiritual.
  • Prueba ejercicios de relajación y respiración profunda varias veces al día. (Por ejemplo, cierra los ojos, respira profundamente, concéntrate en cada parte del cuerpo y relájala, comenzando con los dedos de los pies y avanzando hacia la cabeza. Cuando estés relajado, imagínate en un lugar agradable, como una playa con brisa o un prado soleado.)
  • Considera trabajar con un consejero profesional para lidiar con los cambios en tu vida.
  • Pregunta sobre tratamientos para la depresión.

¿Qué puedo hacer como familiar o cuidador?

  • Trata de incentivar amablemente al paciente a hablar sobre sus miedos y preocupaciones. No obligues al paciente a hablar antes de que esté
  • Escucha atentamente sin juzgar los sentimientos del paciente ni los tuyos. No obstante, está bien señalar y no estar de acuerdo con pensamientos contraproducentes.
  • Evita decirle a la persona frases como: «anímate» o «piensa positivamente».
  • Decidan juntos qué pueden hacer para apoyarse mutuamente.
  • No intentes razonar con la persona si el miedo, la ansiedad o la depresión son graves. Busca ayuda de alguien del equipo de atención del cáncer.
  • Involucra a la persona en actividades que disfrute.
  • Ten en cuenta que los cuidadores también pueden deprimirse. Todas estas sugerencias también pueden usarse para los cuidadores.
  • Tómate el tiempo para cuidarte. Pasa tiempo con tus amigos o haz cosas que disfrutes.
  • Considera buscar apoyo para ti mismo a través de grupos o consejería individual.

¿Se puede prevenir la depresión en pacientes con cáncer de cabeza y cuello?

Si bien no existe una estrategia o tratamiento infalible que evite que un paciente desarrolle depresión, la evidencia sugiere que proporcionar información, conocimientos y habilidades sobre el tratamiento y sus consecuencias hace que el paciente sea más activo y participativo, reduce los síntomas de ansiedad y depresión y también mejora la calidad de vida.

Las acciones de educación en salud comprenden prácticas de enseñanza y aprendizaje desarrolladas para que el paciente pueda analizar críticamente su realidad, estimulando la búsqueda de soluciones y la toma de decisiones de los problemas vividos en el proceso de la enfermedad.

Como siempre la mejor herramienta será apoyarte en tu cirujano de cáncer de cabeza y cuello y en el equipo médico que lleva tu caso, sin olvidar la importancia del apoyo familiar, para encontrar la mejor forma de hacer frente a esta difícil situación. Si te pareció interesante este contenido, déjanos saber en los comentarios si ¿Has lidiado con la depresión antes y cómo lo has manejado?

No hay comentarios
Publicar un comentario
Nombre
E-mail
Sitio Web