Cirujano de Cabeza y Cuello en Bogotá
Atento a todas las necesidades del paciente, esforzándose cada día más para proporcionar la mejor atención médica posible.

Últimas noticias

Dr. Andrey Moreno Torres - Cirujano de Cabeza y Cuello

¿Qué es el Yodo Radioactivo o I-131?

Home  /  Salud y bienestar   /  ¿Qué es el Yodo Radioactivo o I-131?
Qué es el Yodo Radioactivo o I-131

¿Qué es el Yodo Radioactivo o I-131?

Actualmente existe una gran variedad de tratamientos contra el cáncer, por lo que es muy importante conocerlos y estudiar cuáles son las mejores opciones para cada paciente. Uno de los procedimientos recomendados entre los pacientes conncer de tiroides es el yodo radioactivo o I-131, una gran opción para reducir o eliminar las células cancerosas que se encuentran posterior a un procedimiento quirúrgico.

Este tratamiento también se usa para algunas enfermedades benignas, como por ejemplo el hipertiroidismo asociado a la enfermedad de Graves.

El yodo radioactivo tiene sus ventajas y desventajas. Por ello es muy importante conocer qué es, qué precauciones debes tener y cómo debes prepararte antes de someterte al tratamiento. Acá te dejamos todo lo que necesitas saber del tratamiento con yodo radioactivo.

 

¿Qué es el yodo radioactivo?

El yodo radiactivo es un medicamento que se administra  en general una sola vez. Según el diagnostico clínico  varía la cantidad de dosis a utilizará, la radiación en el yodo destruye   las células del tejido tiroideo tanto   malignas como benignas, pero sin dañar ninguna otra parte del cuerpo.

La terapia de yodo radioactivo es un tratamiento que administra el medico nuclear para patologías  benignas, en las cuales la tiroides es hiperactiva (una condición denominada hipertiroidismo) funciona más de lo esperado, generando múltiple sintomatología. También se  utiliza para tratar el cáncer de tiroides. Cuando se ingiere una pequeña dosis de yodo I-131 radiactivo (un isótopo del yodo que emite radiación), es absorbido hacia el torrente sanguíneo y concentrado por la glándula tiroides.

 

Terapia con yodo radioactivo para el cáncer de tiroides

La terapia con yodo radioactivo es un tratamiento utilizado para tratar algunos tipos de cáncer de tiroides diferenciados, tal como lo son el   papilar o folicular. Con este tratamiento es posible eliminar las células cancerosas que se encuentren en los tejidos blandos de cuello, los ganglios linfáticos o hasta las metástasis a distancia que puedan existir. Normalmente se realiza luego de haberse sometido a una cirugía para extirpar la tiroides.

La terapia con yodo radioactivo aumenta la expectativa de vida de las personas con cáncer de tiroides, los resultados de este tratamiento son mucho más visibles en pacientes con cáncer de gran tamaño. Ya que las personas con cánceres más pequeños y sin propagar, pueden ser eliminados sólo con la extirpación de la glándula a través de la cirugía.

Es muy importante preparar al paciente correctamente antes de realizar este procedimiento, para que el cuerpo esté listo para recibir el yodo de manera efectiva. Durante el tratamiento, el paciente puede emitir o excretar la radiación a través de los fluidos corporales, así que es necesario aplicar cuidados especiales en la casa.

 

¿Cómo prepararse para el procedimiento?

Es muy importante seguir varias recomendaciones antes de someterse al tratamiento con yodo radioactivo, acá te explicamos algunas:

 

Discuta su plan de tratamiento con su médico y solicite información

Es muy importante contar con toda la información sobre el procedimiento, en especial si esta información viene de las manos de un especialista. Se deben realizar exámenes para saber cuales  son los nivel de hormonas tiroideas y de TSH en la sangre.

De igual forma, se recomendará dejar cualquier tipo de medicamento  que pueda alterar estos niveles al menos unas semanas antes de realizar el tratamiento.

 

Debes llevar una alimentación baja en yodo

Al menos dos o tres semanas antes de realizar el tratamiento con yodo radioactivo es muy importante que lleves una dieta baja en yodo, esto ayudará a que la terapia radioactiva sea mucho más eficaz. Tener demasiado yodo en su organismo provocará que la tiroides no absorba el tratamiento como debería.

Por ello debes eliminar varios alimentos de tu consumo, como la sal yodada, productos lácteos, huevos, mariscos, algas marinas, soya o productos que la contengan, así como alimentos que lleven colorante rojo.

 

Cuidados después del procedimiento

Al ser un tratamiento en el que el cuerpo se ve expuesto a la radiación, hay varios cuidados y precauciones que se deben tener para proteger la salud del paciente y de las personas que lo rodean.

 

Consulte al médico

En caso de presentar alguna reacción desfavorable, como náuseas o dolor de estómago, no dude en consultar a su médico o enfermero. No se automedique bajo ninguna circunstancia.

Después del procedimiento se le realizara una gammagrafía para verificar que la terapia haya sido exitosa. Posteriormente, su médico le ordenará realizarse estudios sanguíneos para verificar sus niveles de las hormonas tiroideas en la sangre.

 

Alivia la resequedad

Luego del tratamiento con yodo radioactivo el paciente sufrirá resequedad en la boca y los ojos, por lo que se recomienda aumentar la ingesta de líquidos y usar algunas alternativas como caramelos solubles  y ácidos para evitar la sequedad bucal.

Si usas lentes de contacto, es probable que tu médico te recomiende dejar de usarlos durante un corto periodo de tiempo. También es una buena opción el uso de lágrimas artificiales.

 

Cuidados para la convivencia con otras personas

Luego de este tipo de tratamientos, el cuerpo estará emitiendo radiación durante un tiempo, la duración de ella en su organismo dependerá de la cantidad que le haya sido suministrada. Para evitar que otras personas se vean afectadas por la radiación, es necesario tomar algunas precauciones como:

  • No preparar alimentos para otras personas ni compartir los utensilios.
  • Limitar el tiempo en lugares públicos.
  • Ya que el yodo radioactivo se expulsa por la orina, heces y otros fluidos corporales. Es muy importante que al usar el baño descargues el agua del inodoro dos o tres veces. Y si es posible, utilizar un baño diferente a los demás miembros de la familia.
  • No viajar en avión, puedes activar los detectores de radiación en el aeropuerto.
  • Evita usar el transporte público.
  • No debes regresar al trabajo.
  • Si tiene pareja, debe dormir en una habitación separada por algunos días.

Es importante que ante todo consultes con tu especialista el tiempo que debes tener estas precauciones, para cada persona es diferente según la dosis que le haya sido administrada.

Evita el contacto con mujeres embarazadas y niños

Si normalmente tienes contacto con mujeres embarazadas y niños, es muy importante que te mantengas a una distancia de al menos un metro durante varias semanas después del tratamiento. Estos son los grupos más vulnerables ante este tipo de tratamientos.

No planifique un embarazo en los 6 meses posteriores si usted o su pareja se sometieron a la terapia, consulte con su médico si están interesados en tener hijos para saber cuál es el momento adecuado.

 

Riesgos

En cierta población de pacientes, el tratamiento con yodo radiactivo también reduce el lagrimeo, causando sequedad en los ojos. En caso de usar lentes de contacto, se recomienda preguntarle al médico por cuánto tiempo no se deben usar.

Los hombres que reciben dosis  grandes de radiación, puede que presenten niveles bajos de semen o, en raras ocasiones, se vuelvan infértiles. El yodo radiactivo también llega a afectar los ovarios de una mujer, algunas mujeres pueden presentar períodos menstruales irregulares hasta por un año después del tratamiento.

Los médicos recomiendan evitar un embarazo de medio año a un año después del tratamiento. Ningún efecto dañino se ha notado en niños nacidos de padres que recibieron yodo radiactivo en el pasado.

Otro riesgo significativo es que la terapia  podría aumentar el riesgo de leucemia en el futuro.

 

Efectos secundarios

Es posible que tenga efectos secundarios después de su tratamiento. Estos serían:

  • Náuseas leves después de tomar el yodo radioactivo. Su médico deberá darle medicamentos para prevenir las náuseas antes de su tratamiento.
  • Hinchazón en las mejillas. Esto se debe a la irritación o daño a las glándulas salivales (las glándulas que fabrica la saliva) por el yodo radioactivo. Esto puede suceder incluso la mañana después de su tratamiento. La hinchazón puede continuar durante un año después de su tratamiento. Si presenta estos síntomas es importante informarle a su médico:
  • Dolor o hinchazón en las glándulas salivales.
  • Saliva con mal sabor u olor.
  • Boca seca. Esto es causado por la irritación o daño en las glándulas salivales. Para ayudar con esto, tome mucho líquido, según las indicaciones de su médico.
  • Los cambios en el gusto son causados por la irritación de las papilas gustativas. Se recomienda probar comidas con diferentes sabores para asegurarse de que obtiene la nutrición que necesita.
  • Molestias en el cuello. Esto puede suceder durante las 2 a 3 semanas después de su tratamiento, pero depende de la cantidad de tejido tiroideo aún en el cuello.
No hay comentarios
Publicar un comentario
Nombre
E-mail
Sitio Web