Cirujano de Cabeza y Cuello en Bogotá
Atento a todas las necesidades del paciente, esforzándose cada día más para proporcionar la mejor atención médica posible.

Últimas noticias

Dr. Andrey Moreno Torres - Cirujano de Cabeza y Cuello

Tecnologías que combaten los cánceres en cabeza y cuello

Home  /  Salud y bienestar   /  Tecnologías que combaten los cánceres en cabeza y cuello
Cirugía Robótica - Cáncer en Cabeza y Cuello

Tecnologías que combaten los cánceres en cabeza y cuello

Los tratamientos para combatir los cánceres de cabeza y cuello  han sufrido grandes cambios en los últimos años gracias a los avances tecnológicos y nuevos métodos para tratar el sexto tipo más común de cáncer en el mundo.

Los tratamientos tradicionales para tratar tumores en la boca, garganta, laringe, senos nasales, ganglios linfáticos, glándulas salivales y glándula tiroides, si bien logran su cometido, acarrean con frecuencia efectos secundarios un tanto preocupantes.

Por esto, algunos investigadores se han enfocado en encontrar alternativas, utilizando tecnologías modernas que permitan minimizar los efectos secundarios y preservar la calidad de vida de los pacientes.

¿Qué tecnología se utiliza en el tratamiento de cánceres de cabeza y cuello?

En décadas pasadas, las opciones para tratar estos tipos de cáncer eran mucho más limitadas y se basaban únicamente en el uso de tres métodos: radioterapia, quimioterapia y cirugía abierta.

En la actualidad, para las afecciones benignas (no cancerosas) y los cánceres en etapa temprana, los médicos también pueden usar una cirugía transoral (a través de la boca) y transnasal mínimamente invasiva que no requiere incisiones. Las opciones pueden incluir cirugía endoscópica, microcirugía láser o asistida por robot con Da Vinci.

Cirugía endoscópica de cabeza y cuello

La resección transoral endoscópica implica la extirpación de un tumor laríngeo, faríngeo, o nasofaringeo por medio  de un endoscopio, un tubo delgado e iluminado con una lente en el extremo que se adjunta a una cámara de video o un microscopio quirúrgico para mostrar mejor la anatomía del área. Puede ser el único tratamiento necesario para el cáncer de laringe o faringe  incipiente.

Durante este procedimiento, el médico inserta el endoscopio por la boca o nariz hasta la faringe o la laringe. Coloca un pequeño instrumento quirúrgico en el endoscopio o puede usar un rayo láser para extirpar el tumor.

Microcirugía transoral con láser

La microcirugía transoral con láser también usa un endoscopio y visualiza imágenes ampliadas en una pantalla, pero el cirujano usa un micro láser en lugar de un bisturí para realizar la cirugía.

Este tipo de procedimiento es muy útil para controlar diferentes tipos de lesiones benignas y malignas de la laringe, favorece la preservación del organo y disminuye las alteraciones funcionales que puede generar una cirugia.

 

Cirugía asistida por robot

La opción quirúrgica más nueva para los pacientes con cáncer de cabeza y cuello es la resección asistida utilizando el robot Da Vinci. Este método está siendo utilizado en tumores de tipo orofaríngeos, hipofaríngeos y laríngeos, en etapas T1 y T2, y resección benigna de la base de la lengua.

La cirugía transoral asistida por robot tampoco requiere incisiones y proporciona una visualización y retracción mejoradas con respecto a los sistemas anteriores. Equipos robóticos como el Da Vinci, disponen de instrumentos de múltiples articulaciones para mejorar la destreza en espacios quirúrgicos reducidos, lo que lo hace ideal para acceder a los tumores a través de la boca.

¿Cirugía robótica para tratar cáncer?

Desde hace casi 20 años, se aprobó en Estados Unidos el uso del robot Da Vinci para llevar a cabo procedimientos quirúrgicos generales. No obstante, al tratarse de un instrumento de vanguardia y con un costo significativo, su inclusión en los planes de tratamiento quirúrgico tradicional ha sido lento, en especial en Latinoamérica.

La cirugía robótica ofrece múltiples beneficios a la salud de los pacientes ya que permite realizar procedimientos de alta precisión, con menor sangrado y dolor, y dejando cicatrices más pequeñas. Incluso, permite que algunos procedimientos que antes se manejaban como cirugías mayores, se conviertan en tratamientos ambulatorios generando un menor tiempo de hospitalización.

En el campo de la cirugía oncológica, hasta hace poco fue aprobado el uso de estas herramientas en la resección de tumores por lo que se trata de una aproximación nueva al tratamiento de diferentes tipos de cánceres.

También te puede interesar: Tipos de cáncer más comunes en el área cervical: cánceres de cabeza y cuello

¿Qué es el robot Da Vinci?

El robot Da Vinci es un dispositivo robótico que cuenta con cuatro brazos articulados que son controlados por el cirujano desde un panel de control, ubicado generalmente dentro de la misma sala de operaciones.

Estos brazos, reproducen con precisión milimétrica los movimientos de la mano y muñeca del cirujano, lo cual facilita su accionar y permite la realización de intervenciones mínimamente invasivas.

Asimismo, existen diferentes instrumentos para potenciar las capacidades de estas articulaciones robóticas, que permiten al cirujano tener mayor acceso al área y una visión clara y de alta definición que en procedimientos regulares es difícil de igualar.

¿Cómo funciona el sistema quirúrgico Da Vinci?

Los sistemas quirúrgicos Da Vinci se componen de tres elementos: una consola para el cirujano, un carro del lado del paciente y carro de visión.

Consola del cirujano: la consola del cirujano es el lugar donde se sienta el cirujano durante el procedimiento, tiene una vista 3D de primer plano de la anatomía y controla los instrumentos. Los instrumentos tienen «muñequeras» y se mueven como una mano humana, pero con un rango de movimiento mucho mayor.

Carro del paciente: el carro del lado del paciente se coloca cerca de la mesa de operaciones. Es donde los instrumentos utilizados durante la operación se mueven en tiempo real en respuesta a los movimientos de la mano del cirujano en la consola de control.

Carro de visión: El carro de visión hace posible la comunicación entre los componentes del sistema y es compatible con el último sistema de visión de alta definición 3D.

¿Qué ventajas ofrece la cirugía asistida por robot?

El uso de un robot permite al cirujano realizar operaciones más complejas que las que serían posibles mediante la cirugía laparoscópica convencional. La cirugía robótica tiene varias ventajas:

  • Visión tridimensional versus visión bidimensional en cirugía laparoscópica convencional
  • Visión estable, ya que la cámara es mantenida y movilizada por uno de los brazos articulados del robot
  • Control de instrumentos más preciso y fino con mayor libertad de movimiento en las tres dimensiones
  • Supresión del temblor fisiológico
  • El cirujano se sienta en el eje de la consola, garantizando unas condiciones ergonómicas más favorables para el especialista

Las ventajas de la cirugía robótica en pacientes con cáncer de cabeza y cuello son: el acceso a sitios anatómicos no accesibles a la endoscopia convencional, ausencia de una incisión en el cuello, ausencia o disminución de la duración de la traqueotomía, ausencia o disminución de la duración de la sonda de alimentación nasogástrica o gástrica y disminución de la longitud de la estancia en el hospital.

¿Qué desventajas tiene la cirugía con el robot Da Vinci?

La principal desventaja de la cirugía robótica es su costo: compra del robot quirúrgico, altos costos de mantenimiento y compra de instrumentos para uso limitado. Generalmente, estos costos no son cubiertos por financiación pública y al tratarse de un tratamiento relativamente nuevo, es común que algunos seguros médicos de los pacientes no cubran la realización de estos procedimientos.

El uso del robot es bastante simple, pero requiere un período de entrenamiento y una curva de aprendizaje. La estrecha colaboración con los anestesistas es esencial, especialmente para gestionar el intercambio de la vía aérea.

Asimismo, las enfermeras de quirófano deben estar capacitadas en las especificidades de esta cirugía y deben estar preparadas para la conversión a cirugía abierta. Por su parte, los patólogos deben adaptar su práctica para examinar diferentes tipos de muestras operativas en comparación con las obtenidas mediante cirugía abierta.

La cirugía robótica y las tecnologías que se han ido desarrollando en los últimos años han permitido transformar los tradicionales métodos de cirugía abierta que traían consigo cientos de complicaciones y deterioro de la calidad de vida de los pacientes.

Si bien no se trata de un método que funcione para todos los tipos de cánceres de cabeza y cuello, resulta una excelente opción a tomar en cuenta. Según los datos obtenidos hasta ahora por los investigadores, esta aproximación quirúrgica tiende a reducir el número de traqueotomías, permite una rehabilitación de deglución más rápida y una estancia hospitalaria más corta.

Probablemente en el futuro estarán disponibles robots de nueva generación más pequeños, más ergonómicos y, por tanto, más adaptados a la cabeza y al cuello. Continuar desarrollando nuevas técnicas permitirá a los cirujanos de cáncer de cabeza y cuello ofrecer mejores alternativas a cada uno de sus pacientes.

Si eres paciente consulta con tu cirujano de cabeza y cuello las opciones disponibles para tu caso y si te gustó este artículo, no olvides dejar un comentario contándonos ¿Qué otras tecnologías para tratar el cáncer conoces?

No hay comentarios
Publicar un comentario
Nombre
E-mail
Sitio Web