Cirujano de Cabeza y Cuello en Bogotá
Atento a todas las necesidades del paciente, esforzándose cada día más para proporcionar la mejor atención médica posible.

Últimas noticias

Dr. Andrey Moreno Torres - Cirujano de Cabeza y Cuello

¿Qué hacer si me detectan cáncer de tiroides?

¿Qué hacer si me detectan cáncer de tiroides?

¿Qué hacer si me detectan cáncer de tiroides?

Ser diagnosticado con algún tipo de cáncer es una noticia que le cambia la vida a cualquier persona. Al estar enfrentándote a una situación inesperada, lo más probable es que te sientas abrumado y no sepas qué hacer al respecto.

Nadie se imagina que puede llegar a tener cáncer de tiroides. Cuando se detecta esta enfermedad es normal tener muchas interrogantes y miedos, especialmente cuando no sabemos qué esperar. Si bien se trata de una patología compleja, existen muchas opciones de tratamiento y las probabilidades de curación son elevadas cuando es diagnosticada a tiempo.

Si te detectaron cáncer de tiroides y te preguntas ¿qué hacer ahora?, en este artículo encontrarás algunas respuestas:

Entendiendo qué es el cáncer de tiroides

La tiroides es una glándula situada en la base del cuello, con forma de mariposa, que consta de dos lóbulos de menos de 4 centímetros de largo y que pesa alrededor de 15 a 20  gramos (un poco más en los hombres). Esta glándula, es la encargada de segregar las hormonas que regulan funciones básicas relacionadas con la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura ,la actividad cerebral,  el peso corporal, entre otras.

Por su parte, el cáncer de tiroides es un tipo de cáncer que se origina en la glándula tiroides, cuando las células de ésta se salen de control y se reproducen descontroladamente. Las células cancerosas posteriormente pueden diseminar a otras partes del cuerpo, como los pulmones y el hueso, y crecer allí – proceso llamado metástasis.

Si bien es uno de los tipos de cáncer más comunes, afectando especialmente a las mujeres, también tiene un buen pronóstico de curación cuando se diagnostica en etapas iniciales. De los cuatro tipos de cáncer de tiroides, el cáncer papilar es el más común y representa entre el 80 y el 90 por ciento de todos los casos. Se estima que el 98 por ciento de los diagnosticados con cáncer papilar están libres de cáncer después de cinco años y casi la misma cantidad está libre de enfermedades una década después de su diagnóstico.

Tipos de cáncer de tiroides

Hay 4 tipos principales de cáncer de tiroides, y algunos son más comunes que otros:

  • Cáncer papilar y/o mixto papilar/folicular de tiroides: 85%
  • Cáncer de tiroides de células foliculares y/o de Hurthle: 10%
  • Cáncer medular de tiroides: 3%
  • Cáncer anaplásico de tiroides: 1%

¿Qué hacer si soy diagnosticado con cáncer de tiroides?

Por lo general, cuando un paciente recibe un diagnóstico de cáncer de tiroides se siente abrumado. Se trata de una noticia impactante, que cambia la vida y ser bombardeado con tanta información al momento no ayuda. Es común que el paciente salga del consultorio tras el diagnostico con más dudas, que certezas.

Estas son algunas de las preguntas que surgen al principio y que necesitas aclarar con tu médico para proseguir hacia un plan de tratamiento informado y que se adapte a tus necesidades y deseos:

  • ¿Qué tipo de cáncer de tiroides tengo?
  • ¿Se ha propagado mi cáncer más allá de la glándula tiroides?
  • ¿Cuál es la etapa de mi cáncer de tiroides y qué significa eso?
  • ¿Mi cáncer es extraíble por cirugía?
  • ¿Hay otras pruebas que deben realizarse antes de decidir el tratamiento?
  • ¿Es esta forma de cáncer tiroideo hereditario?
  • ¿Debo hacerme la prueba?
  • ¿Deben hacer pruebas a mi familia?
  • ¿Tendré que ver a otros médicos?

¿Cómo elegir al cirujano de cáncer de cabeza y cuello?

Si bien la acreditación y la habilidad de un cirujano siempre son importantes, en la cirugía de tiroides, ambos son críticos. La experiencia práctica de un cirujano al realizar una cirugía de tiroides y sus años de práctica son fundamentales para un resultado exitoso.

En un estudio reciente, los investigadores encontraron que los pacientes cuyos cirujanos hacían menos de 25 cirugías de extracción de tiroides al año tenían 1,5 veces más probabilidades de tener complicaciones.

Por otra parte, además de la habilidad técnica, es muy importante sentirse cómodo y confiado con el médico que elijas. Tu especialista, junto al apoyo familiar, será un pilar clave para enfrentar la difícil batalla contra el cáncer. Sentir que puedes preguntar libremente cualquier duda y confiar en qué desde su perspectiva médica se preocupa por tus necesidades individuales como paciente, hará la diferencia para obtener atención de calidad.

¿Cómo prepararse para la primera consulta?

Cuando hagas tu cita, pregunta cuánto tiempo ha reservado el cirujano para la consulta. Es necesario que tengas suficiente tiempo en esta primera consulta, para que tu cirujano de cáncer de cabeza y cuello revise tu caso detenidamente, realice exámenes y responda a tus preguntas.

Antes de tu consulta, asegúrate de tener todos los registros y exámenes médico relevantes que te hayan realizado otros especialistas, incluidos análisis de sangre, ultrasonidos y prueba patológica. Contar con una historia clínica completa, le facilitará al cirujano entender tu caso y poder darte respuestas más concretas en la primera visita.  

También es importante que lleves una lista detallada de todos los medicamentos que tomas regularmente. Esto incluye cualquier medicamento de venta libre, como vitaminas, aceite de pescado (que puede adelgazar la sangre), ibuprofeno, acetaminofén y todos los medicamentos recetados para el dolor.

4 consejos prácticos para asistir a tu primera consulta

  • Informa a tu médico sobre cualquier condición médica crónica como diabetes, problemas cardíacos, dolores, entre otras y recuérdale cualquier alergia que tengas a medicamentos. Aunque normalmente los formularios clínicos de admisión solicitan esta información, es bueno reiterar los detalles a tu médico.
  • Sé honesto. Retener información sobre los medicamentos que estás tomando o cualquier condición médica que tengas ahora, o que hayas tenido en el pasado, es potencialmente peligroso. Algunas afecciones crónicas, como la diabetes o la hipertensión, pueden determinar qué medicamentos que puedes tomar y los tratamientos quirúrgicos o no quirúrgicos que sean adecuados para tu caso.
  • Asiste con una lista de preguntas y no tengas miedo de hacerlas o de llamar con preguntas de seguimiento después de la consulta.
  • Siempre lleva a alguien contigo, un miembro de la familia o un amigo, que pueda escuchar y hacer preguntas en tu nombre. Un diagnóstico de cáncer es aterrador y estresante, y la ansiedad pueda hacerte olvidar o retener lo que dice tu médico.

También te puede interesar: ¿Cómo es la vida después de vencer el cáncer?

¿Cómo es el tratamiento para el cáncer de tiroides?

Por lo general, cuando se diagnostica cáncer de tiroides se sugiere la tiroidectomía como primera fase de tratamiento. El procedimiento quirúrgico consiste en la extirpación total o parcial de la glándula, y en algunos casos también de los ganglios linfáticos.

En el cáncer medular de tiroides, los ganglios linfáticos se extirpan de manera rutinaria. Sin embargo, en el caso del cáncer de tiroides anaplásico, tu médico te ayudará a decidir sobre la necesidad y la posibilidad de una cirugia mas grande.

Aproximadamente, 5 o 6 semanas después de la extirpación completa de la tiroides, algunos pacientes son remitidos a realizarse la yodoterapia para eliminar cualquier rastro de células que hayan quedado tras la cirugía.

La yodoterapia o terapia con I-131, es un tratamiento que consiste en la ingesta vía oral de una cápsula que contiene la cantidad de yodo radioactivo precisa para cada paciente, según su caso.

Dependiendo del tipo de cáncer, el enfoque clínico de tu cirujano y la evolución de la patología, en algunos casos se puede recomendar quimioterapia y radioterapia como opciones complementarias de tratamiento.

A largo plazo, el paciente que tuvo cáncer de tiroides deberá continuar con evaluaciones regulares (cada 6 a 12 meses), para determinar si la dosis de hormona tiroidea es correcta y para asegurarse de que el tumor no haya regresado.

Por lo general, tememos a lo desconocido, por eso al obtener un diagnóstico de cáncer de tiroides es posible que te sientas abrumado y con miedo. En estos casos, informarte, conocer la enfermedad y hacer las preguntas correctas a tu cirujano de cabeza y cuello te ayudará a enfrentar esta condición de una forma más tranquila.

Finalmente, lo más importante es apoyarte en la triada paciente – médico – familia para lograr un tratamiento satisfactorio que te permita superar esta patología con éxito. Si te pareció interesante este artículo, déjanos saber en los comentarios ¿Qué dudas tienes sobre el cáncer de tiroides?

No hay comentarios
Publicar un comentario
Nombre
E-mail
Sitio Web