Cirujano de Cabeza y Cuello en Bogotá
Atento a todas las necesidades del paciente, esforzándose cada día más para proporcionar la mejor atención médica posible.

Últimas noticias

Dr. Andrey Moreno Torres - Cirujano de Cabeza y Cuello

¿El cáncer también es mental?

El Cáncer también es mental

¿El cáncer también es mental?

Es común hablar sobre cómo el cáncer afecta tu salud y tu estilo de vida desde la perspectiva física, pero pocas veces nos detenemos a pensar cómo nuestra mente y pensamientos pueden influenciar la forma en que nuestro cuerpo responde ante el tratamiento.

Existen muchos estudios que analizan cómo las actitudes, pensamientos y emociones afectan nuestra salud y en el caso del cáncer, las principales interrogantes rondan sobre tópicos como: ¿Cómo afecta la actitud al diagnóstico de cáncer? ¿Una actitud positiva prolonga la vida de una persona? ¿Una actitud negativa hace crecer el cáncer?

Es posible que si estás pasando por un diagnóstico de cáncer o conoces a alguien que lo esté, tengas preocupaciones sobre cómo tratar la enfermedad más allá del tratamiento tradicional. La mente y las emociones son algo muy poderoso, por eso, en este artículo te contamos cómo afectan los pensamientos nuestra salud en general.

¿Puede tu actitud darte cáncer?

El Diccionario de la Real Academia Española, define la actitud como la “disposición de ánimo manifestada de algún modo” típicamente reflejada en el comportamiento de una persona. En este sentido, muchos investigadores han realizado estudios sobre actitudes, comportamientos y las formas en que afectan las vidas.

Los psicólogos conductuales se centran en el estudio y la alteración de los comportamientos de las personas, incluidas las acciones, las emociones y los pensamientos. A menudo, esta profesión se cruza en el campo de la asesoría psicológica porque muchas técnicas de modificación del comportamiento permiten a los pacientes reconocer y alterar acciones no deseadas, lo que produce comportamientos más centrados positivamente.

Durante muchos años se creyó popularmente que las personas con ciertos tipos de personalidad, tenían más probabilidades de desarrollar cáncer, es decir, que sus emociones y actitudes eran el desencadenante de la enfermedad.

El pensamiento común era que las personas neuróticas e introvertidas tenían el mayor riesgo de cáncer. Asimismo, algunos creían que la personalidad afectaba el resultado del cáncer, la probabilidad de que una persona con cáncer pudiera morir o se curara.

No obstante, la mayoría de los resultados del estudio sobre el tema tienden a no mostrar ningún vínculo entre la personalidad y el cáncer, aunque algunos parecían apoyar la idea. Esto se debe a que los expertos señalaron que muchos de estos estudios publicados fueron más pequeños, mal diseñados o no muy bien controlados. Esto significa que es más probable que sus resultados se deban al sesgo o al azar.

En 2010, se publicó el estudio científico más grande y mejor diseñado hasta la fecha. Se analizó a casi 60,000 personas, a quienes se les dio seguimiento a lo largo del tiempo durante un mínimo de 30 años. Este cuidadoso estudio controlaba el tabaquismo, el consumo de alcohol y otros factores de riesgo de cáncer conocidos.

El estudio no mostró ningún vínculo entre la personalidad y el riesgo general de cáncer. Tampoco hubo un vínculo entre los rasgos de personalidad y la supervivencia a la enfermedad. Por lo tanto, no podemos afirmar que las actitudes, emociones o pensamientos sean la causa o desencadenante del cáncer.

¿Y qué pasa con el estrés?

Algunas personas creen que su cáncer fue desencadenado por el estrés que vivieron a causa de un evento traumático o por estar expuesto a situaciones estresantes durante un largo período de tiempo. No obstante, es muy difícil investigar la relación entre este factor y si el estrés puede causar cáncer. Esto se debe a que todos reaccionamos de manera diferente al estrés.

Sin embargo, algo cierto es que el estrés puede aumentar nuestro riesgo de cáncer porque en momentos difíciles de la vida, algunas personas pueden adoptar comportamientos poco saludables como fumar o beber demasiado alcohol. Los estudios actualmente muestran que el estrés puede provocar ligeros cambios en el sistema inmunitario del cuerpo, pero no hay evidencia de que esto cause cáncer o afecte su crecimiento.

También te puede interesar: ¿Cómo prepararte física y mentalmente antes de un procedimiento quirúrgico?

Tu actitud ante el cáncer

Muchos entienden que la actitud tiene una forma única de afectar la vida diaria. Por ejemplo, es más fácil adoptar una actitud positiva cuando las circunstancias de la vida son generalmente buenas y los problemas son pocos, pero cuando las circunstancias cambian drásticamente de manera negativa, no siempre es fácil mantener una actitud positiva, especialmente cuando esos cambios involucran problemas de salud.

Un diagnóstico de cáncer de tiroides puede afectar tu actitud ante la vida y puede ser extremadamente difícil aceptar una enfermedad que altera la vida. Esto puede causar sentimientos de desesperanza y desesperación que conducen a una actitud negativa.

Pensar en un diagnóstico de cáncer puede ser abrumador. Lo más probable es que una persona comience a pensar en todas las cosas negativas asociadas con el cáncer, como la quimioterapia, la radiación e incluso la posibilidad de muerte.

Es común que las personas con cáncer y sus familias se sientan culpables por sus respuestas emocionales a la enfermedad. Pueden sentir presión para mantener una «buena actitud» en todo momento, lo cual no es realista. Este sentimiento de presión puede provenir de ellos mismos, de otras personas o de ambos.

La tristeza, la depresión, la culpa, el miedo y la ansiedad son partes normales del duelo y el aprendizaje para hacer frente a los principales cambios de la vida. Intentar ignorar estos sentimientos o no hablar con otros sobre ellos puede hacer que la persona con cáncer se sienta sola. También puede empeorar el dolor emocional, ya que algunas personas se sienten culpables o se culpan a sí mismas cuando no pueden «mantenerse positivas», lo que solo aumenta su carga emocional.

¿Puede la actitud influir en el cáncer?

Si bien tener actitudes pesimistas, emociones negativas y estrés no te va a causar cáncer (al menos no directamente), algunas personas sienten que una actitud positiva ayuda a enfrentar el tratamiento y sus consecuencias de mejor manera.

Pero, ¿qué es una actitud positiva? Esto puede significar cosas diferentes para diferentes personas y no se trata de que tengas que estar alegre todo el tiempo. El cáncer puede hacer que las personas se sientan impotentes y demasiado cansadas para ser positivas y lidiar con el proceso. Esto no significa que tu actitud hará que el tratamiento sea menos efectivo.

Es importante hablar con tu médico, cirujano de cabeza y cuello o enfermera si te sientes ansioso o deprimido. Ellos te orientarán sobre cómo obtener ayuda para tu bienestar emocional y físico. Intentar ser positivo no debería convertirse en una carga. Muy pocas personas son optimistas todo el tiempo, y a veces es natural y comprensible sentirse deprimido y liberar emociones.

Algo importante a resaltar es que cualquier cosa que te ayude a lidiar a tu manera con las emociones y el tratamiento, es valiosa. Muchas de las ideas detrás de las terapias complementarias sugieren que un cambio de actitud puede afectar la perspectiva, pero sería difícil para la evidencia médica mostrar si un cambio de actitud sólo, puede ayudar con el cáncer, los síntomas o los efectos secundarios.

En la práctica, muchas personas encuentran útiles las terapias complementarias, y pueden contribuir a una sensación de bienestar y una mejor calidad de vida. Mientras no abandones el tratamiento y no pongas en riesgo tu bienestar, cualquier complemento que te ayude a aclarar la mente, será un gran aliado en esta batalla.

Fuera de esto, el cuidado de la salud mental y el apoyo emocional pueden ayudar a los pacientes y a sus seres queridos a manejar mejor el cáncer y su tratamiento. Habla con los miembros de tu equipo médico de cabeza y cuello sobre las cosas qué puedes hacer para ayudarte a poner en orden las emociones.

A veces, también ayuda hablar con otros sobrevivientes que están pasando por lo mismo que estás enfrentando. Los cambios volátiles en tus emociones son normales, no te preocupes, tomará tiempo adaptarse a un diagnóstico de cáncer y seguir adelante con tu vida.

Lo más importante siempre es que encuentres la forma de equilibrar tu mente y seguir adelante con tu tratamiento, para conseguir un mejor resultado. Si te pareció interesante este artículo, déjanos saber en los comentarios.

6 Comentarios
  • 3205685218

    Doctor muchas gracias por el articulo muy importante para motivacion de las personas que hemos pasado por esta circustancia

    5 septiembre, 2019 14:09
    respuesta
  • Luis Guillermo Medina

    Buenos Dias:
    Excelente articulo Doctor, lo llena a uno de seguridad y confianza, cualquier situación sera llevadera con su asistencia por difíciles que sean las circunstancias siempre tendré en cuenta sus opiniones y muy importante sus artículos que generan comprensión y confianza

    27 septiembre, 2019 11:09
    respuesta
Publicar un comentario
Nombre
E-mail
Sitio Web