Cirujano de Cabeza y Cuello en Bogotá
Atento a todas las necesidades del paciente, esforzándose cada día más para proporcionar la mejor atención médica posible.

Últimas noticias

Dr. Andrey Moreno Torres - Cirujano de Cabeza y Cuello

10 hábitos que debes practicar para reducir el riesgo de padecer cáncer

10 hábitos que debes practicar para reducir el riesgo de padecer cáncer

10 hábitos que debes practicar para reducir el riesgo de padecer cáncer

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo, pero a pesar de los enigmas científicos que todavía se ciernen sobre esta enfermedad, lo cierto es que muchos de sus tipos pueden ser prevenidos.

Además de los factores genéticos y ambientales, los hábitos cotidianos son los que más predisponen al organismo para desarrollar cáncer. Según la Organización Mundial de la Salud, el 30% de los cánceres son causados por cinco factores de riesgo: índice de masa corporal elevado, consumo insuficiente de frutas y verduras, falta de actividad física y consumo de tabaco y alcohol.

Dada la incidencia que tiene esta grave enfermedad en la población, la prevención del cáncer debe ser una prioridad para todos. Cambiar los hábitos y estilo de vida, hacia un modelo más saludable puede evitar el desarrollo de tumores malignos, así como de otro sinfín de enfermedades altamente mortales.

¿Cómo prevenir el cáncer?

El cáncer es una enfermedad que se origina, cuando las células de cualquier sistema u órgano comienzan a crecer y expandirse sin control, dando paso a la formación de tumores malignos y destrucción de las células normales.

Este desarrollo anormal de las células, puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y tiene una alta probabilidad de hacer metástasis, es decir, expandirse a otros órganos. Los tipos de cáncer más comunes son el de pulmón, colon, piel, estomago, sangre, próstata y mama.

Las causas de esta enfermedad son muchas y, dependen del tipo de patología y caso particular de cada paciente. Aunque los investigadores han logrado detectar factores de riesgo que predisponen su desarrollo, no hay un elemento único que determine quién va a desarrollarlo y quién no.

Por eso, muchas personas se preguntan: ¿Cómo evitar el cáncer? ¿Es posible prevenir el cáncer? La respuesta es sí, se puede prevenir el desarrollo de esta enfermedad, eliminando los factores de riesgo más conocidos.

Los hábitos alimenticios, de consumo y el estilo de vida, son los elementos que podemos controlar y curiosamente, son los que más inciden en la aparición del cáncer. Sin embargo, modificar las conductas nocivas no debe ser algo de una temporada, debe tratarse de algo para toda la vida. Lo que importa, es lo que haces día a día.

También te puede interesar: 10 alimentos que te ayudan a prevenir el cáncer

Hábitos saludables que ayudan a prevenir el cáncer

Como hemos visto, la prevención del cáncer se basa en la adopción de hábitos y un estilo de vida saludables, para disminuir los factores de riesgo relacionados a esta terrible enfermedad. Los cambios que puedes implementar en tu vida son muchos, pero a continuación te presentamos 10 hábitos que puedes empezar ahora mismo:

1. Controlar el peso y grasa corporal

El exceso de peso, y en especial la obesidad, está relacionado directamente con diversos tipos de padecimientos, entre ellos el cáncer. Las patologías que más incidencia tienen en personas con sobrepeso son los cánceres de páncreas, hígado, mama y esófago.

Cuando hay obesidad, se produce un estado inflamatorio en el cuerpo y se descontrolan los niveles hormonales normales. Esta alteración, activa las citoquinas, proteínas encargadas de regular las funciones celulares y que al salir de sus parámetros normales pueden estimular la producción de tumores.

2. Hacer ejercicio regularmente

Las rutinas laborales modernas y el ritmo de vida actual, han conducido a la mayor parte de la población a llevar una vida sedentaria que solo deteriora su salud. La actividad física es fundamental para mantener activos los tejidos, fomentar la regeneración celular y estabilizar los niveles hormonales del cuerpo.
Hacer ejercicio, ayuda a mantener en equilibrio todas las funciones de los sistemas y por lo tanto es un excelente hábito para evitar la aparición de cáncer y otras enfermedades. En general, basta con una sesión de 30 minutos de ejercicio, entre tres y cinco días a la semana, para obtener sus beneficios.

3. Consumir frutas y verduras frescas

Lo natural será siempre la mejor opción cuando de alimentación se trata. Especialmente es importante incluir grandes cantidades de frutas y verduras a la dieta diaria, para conseguir todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Como recomendación, los especialistas sugieren consumir al menos cinco porciones de verduras y frutas, distribuidos en las tres comidas diarias. Estos alimentos deben ser frescos – nada de enlatados y conservas – y deben pertenecer a diferentes clases de legumbres y hortalizas.

Asimismo, algunos vegetales tienen propiedades que están directamente relacionadas con la prevención del cáncer, tales como la remolacha, zanahoria, espinaca y lechuga. En el caso de los granos, no se debe exagerar su consumo, y deben ser ingeridos enteros y de variedades no refinadas.

4. Disminuir las carnes rojas

Mucho se ha dicho sobre los efectos negativos de las carnes rojas (vaca, cerdo y cordero), por lo que los médicos sugieren que no se consuma más de tres porciones a la semana. No obstante, no se trata de eliminarlas por completo ya que resultan necesarias para mantener una dieta balanceada.

Las carnes son una excelente fuente de proteína y contienen altas concentraciones de minerales como hierro y zinc, y vitamina B12, elementos necesarios para varios procesos corporales. Como en la mayoría de los casos, el exceso es el problema.

5. No a las comidas rápidas y ultra procesadas

Las comidas rápidas y los alimentos procesados como enlatados, embutidos y la “comida chatarra” suelen contener niveles desproporcionados de sodio, así como otra serie de conservantes y químicos que resultan perjudiciales para la salud.

Lo ideal es limitar su consumo a ocasiones especiales o momentos determinados, pero no como ingredientes cotidianos del menú familiar.

6. Atención a los suplementos dietéticos

Muchas personas que intentan llevar un estilo de vida saludable, caen en la trampa de optar por consumir indiscriminadamente suplementos vitamínicos o dietéticos. Según los especialistas, una alimentación saludable es suficiente para conseguir todos los nutrientes que necesita el cuerpo.

El exceso de vitaminas, puede desencadenar desequilibrios en los niveles normales del organismo y provocar reacciones adversas. Los suplementos en sí mismos no son malos, pero se deben consumir únicamente bajo recomendación médica.

7. Disminuir el consumo de alcohol

El consumo regular y en exceso de bebidas alcohólicas está directamente vinculado al desarrollo de cáncer hepático, así como de otras enfermedades crónicas. Para evitar sus efectos negativos, basta con limitar su consumo a ocasiones especiales y no hacerlo como un hábito frecuente.

9. Protección contra los rayos del sol

Los rayos del sol son altamente nocivos para la salud y están vinculados con el cáncer de piel, una de las patologías más comunes y prevenibles. Afortunadamente, es posible disminuir el riesgo de desarrollarlo usando protector solar siempre, no solo cuando se vaya a exponer al sol, y limitando las horas de exposición.

Otras recomendaciones prácticas son usar lentes de sol, sombreros de ala ancha, ropa holgada y cubierta. El protector solar, debe ser usado en abundancia y de al menos FPS (Factor de protección solar) 70. También se debe evitar el uso de cámaras solares y bronceadores artificiales.

10. Otros comportamientos riesgosos que se deben evitar

Además de los hábitos mencionados antes, existen algunos comportamientos que pueden pasar desapercibidos, pero que aumentan los riesgos de desarrollar cáncer. Uno de ellos es la práctica de relaciones sexuales no seguras.

Tener sexo sin usar condón y con diferentes parejas, aumenta las posibilidades de contraer VPH y otras enfermedades de transmisión sexual. El VPH está asociado al cáncer de cuello uterino, pero también puede vincularse al cáncer de ano, pene, garganta, vulva y vagina.

Por otra parte, compartir agujas aumenta el riesgo de contraer hepatitis B y hepatitis C, ambas enfermedades relacionadas con el cáncer de hígado.

Prevenir y detectar el cáncer

Los hábitos de vida saludables son la mejor herramienta para prevenir varios tipos de cánceres, pero además, detectar el cáncer a tiempo puede tener una gran incidencia en los pronósticos de curación.

Realizar autoexámenes y revisiones regulares con el medico cirujano de cabeza y cuello, Tu especialista de confianza puede orientarte sobre cuáles son los mejores métodos de revisión y prácticas que puedes llevar a cabo en casa.

La prevención del cáncer debe ser tomada con mucha responsabilidad e incorporada como un estilo de vida. Aunque existen otros factores de riesgo, disminuirlos te conducirá a una vida más sana, feliz y larga. Cuéntanos: ¿cuáles de estos hábitos has incorporado a tu vida para prevenir el desarrollo de cáncer?

No hay comentarios
Publicar un comentario
Nombre
E-mail
Sitio Web