Cirujano de Cabeza y Cuello en Bogotá
Atento a todas las necesidades del paciente, esforzándose cada día más para proporcionar la mejor atención médica posible.

Últimas noticias

Dr. Andrey Moreno Torres - Cirujano de Cabeza y Cuello

10 alimentos que te ayudan a prevenir el cáncer

10 alimentos para prevenir el cancer

10 alimentos que te ayudan a prevenir el cáncer

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo y aunque no existe un factor único que determine su aparición, existen algunas cosas que podemos hacer para prevenirlo. Hay un dicho popular que dice: “somos lo que comemos”, y las investigaciones lo han corroborado, la alimentación saludable y balanceada puede ser una gran aliada para prevenir cientos de enfermedades.

Los principales factores que predisponen a la aparición del cáncer son: la genética, el estilo de vida, los factores ambientales y los hábitos alimenticios. Si nos enfocamos en mejorar lo que podemos controlar – nuestro estilo de vida y alimentación –, reduciremos significativamente las posibilidades de que aparezca esta terrible enfermedad.

Sin embargo, es importante comprender que la alimentación por sí sola no cura el cáncer. Los avances científicos han logrado que la tasa de mortalidad de esta patología vaya en descenso, pero todavía no se ha encontrado un tratamiento completamente efectivo. Allí radica la importancia de combinar esfuerzos para prevenir el cáncer.

 

¿Qué es el cáncer?

Lo primero que debemos entender es qué es el cáncer y quiénes tienen mayores probabilidades de desarrollarlo. El cáncer es una enfermedad en la cual las células empiezan a multiplicarse de forma anormal y descontrolada, causando daños a los tejidos, anomalías físicas y químicas en el cuerpo, destruyendo tejidos y órganos sanos.

Las células cancerosas tienen además, una notable habilidad para desplazarse por el cuerpo a través del sistema sanguíneo y linfático, lo cual aumenta su capacidad para extenderse rápidamente a cualquier órgano del cuerpo.

También es importante saber que el cáncer no aparece repentinamente, no se trata de una enfermedad estacional, ni que aparece de un día para otro. De hecho, en algunos casos el cáncer puede tardar hasta 10 años en desarrollarse y presentar signos y síntomas evidentes.

¿Por qué aparece el cáncer?

Cuando una persona es diagnosticada con algún tipo de cáncer, es común que se pregunte ¿por qué me paso esto a mí? Hasta hace pocos años, la creencia popular era que “el cáncer es un castigo” divino o del universo, por malas acciones.

Esta clase de mitos sin fundamento surgen debido a la dificultad en determinar científicamente, cuales son las causas específicas del cáncer. Afortunadamente, los avances de investigadores, han logrado agrupar algunos elementos comunes que predisponen la aparición del cáncer y a partir de esto, crear protocolos de prevención y tratamiento.

Según la Clínica Mayo, el cáncer aparece por una mutación o cambio en el ADN de las células, lo que hace que ésta se descontrole y comience a multiplicarse. Estas mutaciones pueden ser de dos tipos: genéticas de nacimiento o mutaciones de genes que ocurren después del nacimiento.

En el caso de las mutaciones genéticas que se originan en la concepción, se trata de mutaciones que son heredadas de los padres. No obstante, estos casos representan un pequeño porcentaje de los casos de cáncer en el mundo. Aunque los médicos toman en cuenta los antecedentes familiares para evaluar la predisposición a desarrollar cáncer, no quiere decir que si tus padres lo sufrieron, tú necesariamente lo vayas a tener.

Por otro lado, las mutaciones que ocurren después del nacimiento y no son hereditarias son las que tienen mayor incidencia en los casos de cáncer y afortunadamente, las que más podemos controlar. Diversos factores pueden ocasionar las mutaciones genéticas, entre ellos, el tabaquismo, la radiación, virus, químicos que producen cáncer (agentes cancerígenos), obesidad, hormonas, inflamación crónica y falta de ejercicio.

También te puede interesar: 10 hábitos que debes practicar para reducir el riesgo de padecer cáncer

¿Qué puedes hacer para prevenir el cáncer?

Ya hemos visto que el cáncer es una enfermedad, que aunque desconocemos sus causas puntuales, puede ser prevenida. Incluso, para quienes están en etapas tempranas de cáncer, cambiar y mejorar sus hábitos de vida, puede resultar muy beneficioso para combatir la enfermedad.

Hay muchos hábitos cotidianos que podemos erradicar o controlar, para disminuir las probabilidades de desarrollarlo. Entre ellos está dejar de fumar, no consumir bebidas alcohólicas, hacer ejercicio, eliminar o disminuir la exposición a elementos cancerígenos y alimentarnos saludablemente.

En esta ocasión nos vamos a enfocar en la alimentación, ya que se trata de un pilar muy importante en la prevención. Se ha comprobado que existen varios alimentos para prevenir el cáncer, ya que su composición ayuda a neutralizar radicales libres y toxinas de nuestro cuerpo.

10 alimentos para prevenir el cáncer

Diariamente, estamos expuestos a químicos y elementos tóxicos para nuestro organismo. No se trata solo de los más obvios como plásticos, aerosoles, radiación, luces ultravioleta, sino que incluso en los alimentos que consumimos pueden haber sustancias nocivas para nuestra salud.

Cuando se trata de mejorar nuestros hábitos alimenticios, lo principal es optar por productos frescos (preferiblemente de huertas o cultivos orgánicos), evitar los alimentos procesados y tratar de preparar todo en casa. Además de conseguir comidas deliciosas, sabremos qué estamos poniendo en nuestro cuerpo, nuevamente recuerda “somos lo que comemos”.

1. Verduras de hoja verde

El alto contenido de carotenoides en las verduras de hoja verde los convierte en grandes alimentos para prevenir el cáncer. Estas sustancias ayudan a liberar los radicales libres que afectan a nuestras células y así mantener nuestro cuerpo libre de toxinas.

Algunos de los vegetales de hoja verde que podemos incluir en nuestra dieta son las espinacas, espárragos, lechuga, acelgas y la escarola. Las espinacas tienen especialmente, un súper poder anticancerígeno, pues se han identificado al menos 13 compuestos diferentes de flavonoides en ellas que funcionan como antioxidantes o como agentes anti-cancerígenos.

2. Tomate

El tomate fresco contiene grandes cantidades de licopeno, una sustancia que inhibe la proliferación celular. Además, tiene un efecto anti-carcinógeno y anti-aterogénico ya que modula los mecanismos inmunológicos de las células.

3. Café

El café ha sido culpado muchas veces de causar enfermedades, sin embargo, las investigaciones recientes han logrado desmentir los mitos alrededor de esta popular bebida. Según un estudio de la Universidad de Rutgers, el consumo moderado de café e incluso su aplicación directa sobre la piel ayuda a prevenir la aparición de cáncer de piel. Esto ocurre porque la cafeína, inhibe la proteína ATR, que tras neutralizarse conduce a la destrucción de las células que son dañadas por los rayos del sol.

4. Té verde

El té es una bebida ancestral que asegura tener muchos beneficios para la salud y las evidencias lo respaldan. Su alto contenido de polifenoles y antioxidantes (que también se pueden encontrar en el té negro), evitan que las células cancerígenas se dividan y proliferen, por lo que resulta ser excelente para prevenir la enfermedad.

5. Nueces y frutos secos

Nueces, cacahuates, almendras y pistachos, alimentos altos en grasas, pero que pueden ser sumamente beneficiosos para tu salud. Se ha demostrado que estos alimentos tienen propiedades que protegen al cuerpo de ataques cardiacos y de la proliferación de células cancerígenas, gracias a su alto contenido en ácidos grasos omega-3, antioxidantes y fitosteroles.

6. Frutos rojos

En general, los frutos rojos como arándanos, ciruelas, moras, fresas y cerezas aportan un alto contenido de antioxidantes y flavonoides. Estas sustancias ayudan a combatir el cáncer, porque se encargan de neutralizar los radicales libres del cuerpo que dañan las células.

7. Brócoli, repollo y coliflor

El brócoli suele ser asociado con la alimentación saludable ideal. A pesar de que su aspecto y color no lo hace especialmente apetitoso, después de conocer sus beneficios lo pensarás dos veces antes de rechazarlo. El brócoli – y también el repollo y coliflor – contienen niveles elevados de isotiocianatos, una sustancia que elimina la proteína del gen p53 defectuoso, y que provoca el crecimiento descontrolado de células. Además, cocinado adecuadamente resulta delicioso, ¿se te antoja probarlo?

8. Huevos y leche

Los huevos y la leche son conocidos por sus grandes aportes nutricionales, al aportar proteínas de calidad a la dieta de cualquier persona. Lo que tal vez no sabías, es que también tienen propiedades anticancerígenas por su alto contenido en vitamina D.

9. Ajo y cebolla

Los componentes ricos en azufre que encontramos en el ajo, la cebolla y los puerros, resulta sumamente beneficioso cuando de prevenir el cáncer se trata. El ajo contiene también antioxidantes como la lisina y la quercetina que, además, es muy utilizado para prevenir resfriados.

Por su parte, las cebollas contienen flavonoides, encargados de proteger las células que ayudan a disminuir los riesgos asociados a los temidos radicales libres. Incluir estos ingredientes en nuestra dieta resulta por tanto beneficioso para la salud en general.

10. Cúrcuma

Finalmente, tenemos la cúrcuma, una raíz que se usa tradicionalmente para darle color a la comida y que puede ser extremadamente útil para tratar el cáncer. Recientemente, investigadores de la Universidad de Chile, desarrollaron una nanoemulsión a base de la curcumina (uno de los principios activos de la cúrcuma), que previene la reaparición y metástasis del cáncer.

¿Cómo cambiar tus hábitos alimenticios y empezar con una dieta saludable?

Empezar con un estilo de vida saludable no tiene por qué ser difícil, realmente son más los mitos que se forman alrededor de esto, que lo que es en realidad.

Lo que NO es alimentación saludable

· Comer poco o hacer dietas que eliminan por completo ciertos alimentos.
· Comer solo lechuga y vegetales.
· Cocinar sin sazón para ser más saludable.
· Eliminar las grasas de todo tipo.
· Eliminar los carbohidratos.

Lo que SI es alimentación saludable

· Incluir verduras y vegetales variados en nuestras comidas.
· Consumir más alimentos frescos y evitar los procesados.
· Regular el consumo de proteínas animales, sin eliminarlos por completo (a menos que desees ser vegano, lo cual es válido si así lo deseas, pero no necesario).
· Dejar las gaseosas, frituras y dulces para momentos puntuales. Es decir, no consumirlos cotidianamente.
· Tomar más agua.

Básicamente, se trata de ser conscientes de lo que ponemos en nuestro cuerpo y de lo que aporta cada alimento a nuestro organismo. Los excesos son los que causan problemas y no es necesario que dejes todo lo que te gusta para mejorar tu salud, solo que seas responsable y le des mayor cabida a lo natural en tu dieta.

¿Cómo empezar una dieta balanceada y saludable?

No intentes cambiar todo de la noche a la mañana, empieza por incluir más verduras en tus comidas y sustituir las bebidas azucaradas por agua. También, intenta que la mayoría de tus comidas cada semana sean preparadas en casa y con productos frescos, evita en lo posible los procesados que contienen conservantes.

Sé creativo, hay muchas recetas saludables que son deliciosas, no pienses que se trata de un martirio. Tampoco te agobies si de vez en cuando cedes ante alimentos menos saludables que te gustan, lo importante es lo que haces la mayoría del tiempo.

Recuerda los beneficios que traerá para tu vida este cambio, más allá de ayudarte a prevenir el cáncer, estos hábitos – practicados con regularidad – te ayudarán a tener una vida más larga y feliz.

No hay comentarios
Publicar un comentario
Nombre
E-mail
Sitio Web